domingo, 27 de noviembre de 2016

Las Memorias de Vegeta Entrada (105)

13 de Septiembre 791 5:15pm

Majin Boo se quedó flotando en el aire con una esfera de energía rosada en su mano derecha, la cual imagino estaba a punto de lanzarme. Me eleve solo para poder estar más a su altura. Sin prestarle demasiada atención comencé a calentar tirando golpes y patadas, percatándome con placer de que en efecto mis poderes eran sorprendentes. Cada movimiento que hacía era tan ligero como el viento pero llevaba en si la fuerza de la tormenta y apenas estaba calentando.

-        Esto es increíble – mencione para mí mismo más que para Boo, y me percate de lo enrarecida que sonaba mi voz, además podía sentir una enorme vibración en mis cuerdas vocales – mucho más de lo que me imagine.
-        … - Boo disipo su energía y me observo cautelosamente.
-        Je je, se ve que estas temblando Majin Boo – Lance un derechazo al aire y la presión generada por mi puño lanzo una ráfaga de viento tan veloz que corto la mejilla del monstruo.
-        ¡Ah! – alcanzo a exclamar al sentir su piel y carne abriéndose ampliamente.
-        ¿Qué sucede? Esto no es como para que te sorprendas.
-        … - la expresión de Majin Boo había cambiado por completo, ahora estaba con un semblante serio y expectante.
-        Como Vegeta y Kakarotto se fusionaron nació un nuevo guerrero… su nombre será Vegetto – anuncie – estaba preocupado por lo que podría pasar pero parece que todo funciono a la perfección – comente mientras inspeccionaba mi cuerpo, el gi de Kakarotto y su playera habían invertido sus colores y las botas de Vegeta  y sus guantes envolvían mis manos y pies.
-        Ya veo – dijo Boo – pero no crean que ya me vencieron solo por haberse fusionado, no he utilizado mis máximos poderes para luchar.
-        Je je je – con un ademan de la mano le indique despectivamente que comenzara y gruño como un perro rabioso.
-        ¡No te burles de mí!

Majin Boo se lanzó al ataque con un zendo puñetazo que esquive con tanta facilidad que se pasó de largo aprovechando mi velocidad me di la vuelta en el aire y contra ataque con una patada que se clavó en su quijada al tiempo que se daba la vuelta. La fuerza de mi ataque lo mando al suelo pero de inmediato se recuperó y volvió a atacarme con un centenar de golpes y patadas, por supuesto solo estaba logrando dar en el blanco porque se lo estaba permitiendo, quería saber que tan resistente era mi cuerpo. Su ataque culmino con un gancho a mi estómago que hizo que me doblara, ese último golpe pude sentirlo, pero ese monstruo no había terminado, aprovechando mi posición se colocó detrás de mí y me dio un golpe a manos entrelazadas en la espalda y remato disparándome con su energía, mi impacto con el suelo resquebrajo la superficie y la explosión de su ataque creo un cráter donde había caído.

Me levante con colma mientras el polvo se asentaba y sacudí mis articulaciones.

-        Esos golpes fueron efectivos – dije mientras desentumecía mi cuerpo, ya empezaba a entrar en calor.
-        ¿En serio? – pregunto con sarcasmo – y eso que hago todo lo que puedo por tratarte con delicadeza – inmediatamente después me ataco estirando ambos brazos tratando de golpearme, al esquivarlos su puños se clavaron en el suelo pero para mi sorpresa sacudió la cabeza y estiro su antena usándola como un látigo para apresar mi pierna derecha, de repente me vi jalado en una espiral que me arremolino hasta soltarme para dar otra vez contra el suelo - ¿Qué sucede? ¿no eres tan débil como para cansarte con esto? – pregunto.

Con un estallido me deshice de la rocas bajo las que había quedado enterrado y continúe estirando mis músculos, recordé la “pelea” de calentamiento que tuve con Cell en su torneo, si lo comparase con este tipo Cell era mucho más poderoso y hábil, pero la resistencia y capacidad para expeler ki de Majin Boo superaban a las de cualquier oponente que Kakarotto y Vegeta hubiesen enfrentado hasta entonces.

-        Por fin termine con mi calentamiento – le dije – espero me disculpes, aun no me he acostumbrado a este cuerpo, pero ya estoy bien, así que continuemos con lo que estábamos.
-        Si estoy de acuerdo, ya que me desilusionaría si murieses en un instante.
-        Je Lo divertido va a comenzar.

Me encare hacia arriba donde el flotaba y me puse en guardia, el hizo lo mismo y tras un breve momento tensión me lancé tan rápido como pude, tan veloz que estoy seguro que me perdió de vista hasta que estuve frente a su cara y ni siquiera tuve que usar la tele transportación. Su rostro se llenó de sorpresa y yo retrocedí apenas lo suficiente para tirar mi primer golpe, mi puño de lleno en su cara con tanta fuerza que creo haberle aflojado los dientes; antes de que se recuperarse le colme de golpes tan fuertes y veloces que cada uno rompía la barrera del sonido causando estallidos sónicos incluso antes de impactar, de una patada lo mande a volar haciendo distancia entre nosotros y acumule energía en mis manos para lanzar una esfera de energía, bien podría haberle acabado ahí mismo, pero quería divertirme aún más. Cuando mi ataque dio en el blanco la explosión lleno de luz el cielo y luego cubrió el sol un una densa nube de humo negro como resultado de la explosión.

Majin Boo descendió lentamente saliendo de entre el humo, estaba sumamente herido, había perdido un brazo y ambas piernas además de tener la piel llena de raspones, pero me alegre al ver que lo había resistido.

-        ¡¿Cómo pudiste hacerme esto?! – Clamo dolorosamente.
-        Je… Lo que dijo el supremo Kaiou sama era verdad, los poderes de estos arcillos son sorprendentes.
-        Ja – Majin Boo rio y luego su cuerpo empezó a regenerarse, en segundos estaba como si nada hubiera pasando y me sonrió jactándose de su invulnerabilidad – je.
-        Así es como debe ser Majin Boo – le dije.

Proseguimos peleando en el aire y nos elevamos mientras intercambiábamos golpes hasta que nos batíamos entre las nubes: los golpes de Majin Boo eran rápidos y certeros, muy distintos a los burdos ataques del Majin Boo gordo con el que pelearon Vegeta y Kakarotto, sin duda alguna estaba haciendo uso de los años de experiencia como guerrero de Piccoro y el talento puro de Gohan. Cada Golpe, cada patada que me lanzaba iba fríamente calculada y se entrelazaba con su siguiente ataque, pero yo tenía de mi lado la experiencia y genio de Kakarotto y la tenacidad y habilidad de Vegeta, lo que me ponía más que a la par con ese monstruo rosado. En un instante ambos lanzamos un golpe que intercepto con  el puño del otro, nuestros embates iban tan cargados de energía que un estallido de luz y sonido se manifestó al impacto de nuestros nudillos, forzándonos a separarnos rápidamente.

-        Je, ahora entiendo – Comento complacido Majin Boo – Ahora que se fusionaron son más fuertes que cuando pelaban juntos.
-        Así es Majin Boo ahora somos mucho más fuertes… Tanto que somos capaces de matarte.
-        ¡Ya deja de presumir!... tenía pensado jugar un poco más contigo, pero ya no te soporto ¡Te mandare al otro mundo! – anuncio.
-        Si crees que puedes hacerlo, inténtalo maldito asesino – le respondo para después tronar mi cuello con tranquilidad.

Me lance para retomar el ataque, y como vi que podía aguantar bastante castigo decidí subir el nivel un poco. Volvimos a darnos de golpes y patadas, pero fui incrementando la velocidad poco a poco, por cada golpe de Majin Boo yo lanzaba 2, 3 5, 10, pronto mi oponente tuvo que dejar la ofensiva para concentrarse en bloquear todos mis ataques, y luego ni siquiera eso basto, estaba haciendo retroceder y ni siquiera estaba usando todo mi poder, mis puños empezaron a dejar marcas en su brazos cada vez que me bloqueaba y pude empezar a ver muecas de dolor en su cara, entonces su guardia flaqueo por un momento y aproveche para apabullarle con más golpes, mientras que su carne se quedaba mellada ahí donde daban mis golpes, su piel se iba amoratando más y más Y luego tras un certero rodillazo al estómago que lo dejo completamente al descubierto, tome impuso mandando un derechazo desde atrás y su cara se hundió hasta el fondo de su cabeza, no queriendo desperdiciar el daño ya hecho, puse la cereza en el pastel con una patada de izquierda que planto violenta mente en su abultada mejilla derecha. La fuerza de mi patada hizo que su cuello se estirara grotescamente, cualquier otro ser sin su cuerpo de goma hubiera perdido la cabeza tras algo así.

-        Uh… uhu… uh… - Nos quedamos flotando a cierta distancia uno del otro y Majin Boo trato de hablar entre quejidos – Tu Fuelicitu, puleas muh bien – comenzó a decir antes de regenerarse nuevamente - pero ¿Qué te parece esto?

Los músculos de Majin Boo empezaron a hincharse y sus venas se inflamaron de sangre, saltándose en su cuello brazos y frente, mientras apretaba los dientes su ki comenzó a elevarse hasta que lo expulso primero como aura y luego lo envolvió como una esfera que despedía relámpagos rosados. En medio de alaridos expulso su energía con tanta fuerza que me obligo a bajar al suelo al verme empujado por la presión de su ki y tuve que cerrar los ojos un momento debido al gran fulgor que había generado. Cuando volví a mirarlo, había alzado su brazo izquierdo hacia el cielo, y en su mano cargaba una gigantesca bola de energía, aún más grande que la Genki dama que uso Kakarotto contra Freezer; este monstruo había expulsado tanto ki como la energía de varios planetas, aun conociendo mi fuerza, estoy seguro de que no podría canalizar y concentrar tanta energía por mí mismo.

-        ¡No! ¡eso es imposible! – le grite.
-        Eso es lo que tú piensas – dijo con una sonrisa malévola – con esta energía hare volar en mil pedazos este planeta, ni siquiera les dará tiempo de huir… ¿serás capaz de detenerlo? Si no quieres perder la vida puedes esquivarlo, pero en cuanto este poder toque el suelo destruirá la tierra, en tan solo unos instantes no quedara absolutamente nada… ¡Dime que vas a hacer! ¡Ja ja ja ja ja ja!
-        … - Majin Boo rio maniáticamente mientras yo trataba de imaginarme cómo iba a deshacerme de ese gigantesco “sol” rosa.
-        ¿Y bien? ¿ya estás preparado?
-        ¿Preparado?... se ve que no entiendes las cosas – le respondí – ¿de verdad crees que esto funcionara? ¿Por qué no lo piensas con calma? – le sugerí.
-        ¡¿QUE DIJISTE?! – pregunto con indignación.
-        Bueno, está bien… lo intentare – mire el suelo bajo mis pies, no estaba muy dañado do que habíamos estado peleando en el aire, por lo que podría soportar mientras recibía el ataque de Majin Boo – puedes arrojarlo cuando quieras, es más, te prometo que no me moveré de aquí.
-        Parece que todo lo que dices es verdad, ¡Pues entonces que la tierra desaparezca por completo! ¡UUAHHHH!

Majin Boo lanzo la enorme esfera y esta se precipito hacia la tierra con la aparente lentitud que uno esperaría de algo tan colosal, afirme mi posición y conforme aquel titán se aproximaba pude sentir como la presión que ejercía sobre todo lo que hallaba su paso iba aumentando, mis pies se enterraron en la tierra y tuve que ponerme aún más firme para mantener mi equilibrio. Cuando estuvo a mi alcance estire mis brazos para recibirlo en mis manos, como lo esperaba requirió una descomunal cantidad de fuerza y una precisa manipulación de mi ki para solo poder sostenerlo. El ki no es tangible por sí misma, es la manera en la que lo expulsas y lo manipulas lo que le da forma y masa, por lo tanto si no usas el ki para contrarrestarlo no hay manera de oponer resistencia, es por eso que puede destruir la materia inerte tan fácilmente. Ahora que ya lo tenía en mis manos pude estimar cuanto ki necesitaría, aplicando mi ki de la manera correcta pude detener el avance de la esfera sin que me arrastrara conforme barría con lo que se le interponía, ahora debe anular la inercia que llevaba. Expulse mi ki tanto en contra de la esfera así como hacia atrás de mí para propulsarme y pronto pude empezar a empujar el poder - ¡Toma! ¡Te lo devuelvo! – le avise a todo pulmón a mi oponente para que me escuchara a través del estruendo de nuestras energías colisionando.

Comencé a caminar y pronto a trotar hasta vencer la inercia de aquel coloso, en menos de un segundo ya estaba corriendo mientras lo empujaba y cuando sentí que se me iba de las manos lo patee para mandarlo en la dirección correcta. Mi objetivo no era Majin Boo, así que esta lo paso de largo hasta que salió de la atmosfera y cuando se hubo alejado de la tierra estallo bañando de luz rosa toda la faz expuesta de la tierra, aun a semejante distancia pudimos sentir su fuerza al estallar en forma de ráfagas de viento solar. Todo había salido según lo planee, la patada que le di antes de soltarlo, no solo era para darle dirección, sino también desestabilizarlo apenas lo suficiente para que estallara una vez que su hubiese alejado de la tierra. Para concentrar la energía de esa manera no basta con acumularla, uno debe hacerla circular de la manera deseada de forma armoniosa, de lo contrario todo poder que se tratase lanzar terminara por estallar en la propia cara.

Sorprendido y fascinado a la vez Majin Boo me miro sonriente anticipando el maravilloso combate que seguía a continuación y yo por mi parte me saboreaba por la paliza que estaba por propinarle. Cuando el efecto de la explosión hubo pasado me tele transporte para quedar justo en frente de él, estaba tan ansioso que aun estado flotando en calma con mis brazos cruzados mi ki comenzaba a condensarse en forma de descargas eléctricas a mi alrededor.

-        ¿Por qué pones esa cara de hipócrita? – pregunto al verme frente a el – no creas que por regresarme esa energía ya ganaste la pelea, te volviste más fuerte pero… eso no quiere decir que hayas superado mis poderes – se jacto mientras se señalaba a si mismo con el pulgar.
-        Ya veo, entonces – respondí descruzando los brazos finalmente – te mostrare mis habilidades - ¡AAAAHHHHH!

Comencé a acumular mi ki y lo expulse al transformarme en súper saiyajin y sin siquiera pensarlo mi cuerpo compenso inmediatamente pasado a la fase 2 de la transformación, mi poder era tan grande que una transformación ordinaria no era lo suficiente para aprovechar todo mi potencial.

-        Este es “El súper Vegetto” – le anuncie a mi rival.

Por un momento nos quedamos en silencio mirándonos mutuamente hasta que el hablo.

-        ¿Qué tu eres “súper Vegetto”? ¡Ja ja ja! Tú tampoco lo entiendes, ya he absorbido a tres saiyajin, eso significa que tengo la facilidad de usar sus técnicas; ¿y me quieres asustar con esa transformación? ¿Quién te crees que eres? ¡no digas tonterías!
-        Tu eres el que no entiende, la fusión con estos arcillos no es algo tan simple, si no quieres entender con palabras… - Le hice una seña para que me atacara sin reservas – te lo mostrare de otra manera.
-        ¡Argh! Tu tampoco quieres entenderlo así que te lo demostrare por la fuerza – gruño al tiempo que se lanzó hacia mí con un puñetazo ¡Estupido tú no eres nadie!

Sus ataques me parecían tan lentos que apenas y me movía de mi lugar para esquivarlos, cuando recurrió a un ataque con energía me tome deliberadamente más tiempo del necesario para devolvérselo y cuando lo esquivo por pocos milímetros yo ya estaba dándole en la cara con un firme puntapié causándole una hemorragia nasal.

-        Te está saliendo sangre de la nariz, me das asco límpiate – le espete.
-        … - a regañadientes Majin Boo hizo como le ordene y me amenazó de muerte de seguirlo haciendo enfadar, viéndolo muy decidido decidí seguirle el juego; cuando continuo su ataque recibí sin defenderme en absoluto de sus golpes y patadas, incluso de sus disparos de ki cuando pensó que me tenía contra las cuerdas tras arrojarme al mar, sin embargo y para mi descontento sus ataque eran aún menos efectivos que antes de transformarme, y sospechaba que no era debido a que me hubiera vuelto más poderoso.
-        … - tus ataque no sirven para nada – le respondí con soberbia al salir tranquilamente del agua, estaba parado en un saliente por el sima de la superficie del mar – te mostrare lo que debes hacer si quieres hacerle daño a alguien – apunte con la palma de mi mano izquierda en su dirección y prepare mi ataque - ¡Big Bang!

De mi mano mi ki salió disparado como un bólido de luz azulada, no quise potenciar demasiado su poder destructivo como lo hubiera hecho Vegeta dado que no sabía aun que alcance podría tener. Majin Boo se vio envuelto en la luz de mi poder y fue arrollado conforme el Big Bang se perfilaba hacia la estratosfera. Cuando la luz se disipo solo quedaban mortajas del cuerpo de Majin Boo flotando  donde antes estaba parado.

-        ¿Qué te pareció?, ¿verdad que si funciono? – pregunte a los retazos de carne que flotaban, en respuesta estos se convulsionaron violentamente y comenzaron a aglutinarse hasta volver a formar de manera grotesca un solo ser. Cuando se hubo regenerado por completo su respiración estaba agitada y jadeaba pesadamente.
-        No funciono… - dijo no muy convencido de sus propias palabras - ¡grrr! ¡No sirvió!
-        … - me acerque con calma hasta quedar a su misma altura y comenzó a gruñir de rabia, las venas de su cuello y frente se saltaron y de los orificios en su cabeza, pecho y brazos comenzó a salir un denso vapor acompañad de un chillido parecido al de una tetera al hervir agua. Pronto Majin Boo se vio envuelto en ese vapor que emanaba de su ser.
-        ¡Ja ja ja! Apuesto a que no puedes verme – se jacto en medio de la nube de vapor.
-        No, no puedo verte pero… - me tele transporte junto a él y le propine tal paliza que casi le tuve lastima, lo aporree hasta que se vio forzado a salir de la cortina de vapor que el mismo había creado, me tele transporte frente a el mientras seguía retrocediendo en el aire – lo más importante en una pelea es leer los movimientos del ki, estas fracasando por que no puedes seguir mis movimientos.
-        ¡Hipócrita!

Frustrado, mi oponente se lanzó en mi contra con un amplio puñetazo el cual contrarreste con uno propio incluso antes de que el atacara, respondió con un patada lateral que atrape en seco lo lleve conmigo hacia el suelo a toda velocidad impidiéndole resistirse, una vez que tomamos impulso lo arroje contra el suelo con todas mis fuerzas. Majin Boo quedo enterrado tan profundo que posiblemente le estaba costando trabajo salir, así que decidí ayudarle, bien podría haberle hecho volar en pedazos ahí mismo, pero aun quería jugar con el más tiempo y gracias a que la fusión de Vegeta y Kakarotto era permanente no tenía el inconveniente del límite de tiempo como lo tenía la fusión por medio de la danza de los Yadorat. Ubique con precisión el ki de mi oponente y desplegué mi energía a través de la punta de mis dedos, forme con mi ki una afilada y sólida hoja de luz, tan firme que pude sentir la resistencia cuando la punta atravesó el cuerpo de ese monstruo; teniéndolo bien sujeto lo alce al aire como un pescador sacando un bagre indefenso del agua, estaba ensartado en hoja de energía por el vientre y colgaba de cabeza, profería tales alaridos de dolor que me sentí tentado en acabar ahí mismo con su miseria… pero aún era muy pronto para terminar.

-        Esto es solo el inicio – le advertí mientras me deleitaba con el terror en sus ojos.
-        ¡Aaagh!
-        ¿Qué sucede? ¿Te comieron la lengua los ratones?
-       
-        Esto ya no es divertido – mentí, la verdad me estaba divirtiendo muchísimo – porque no peleas en serio, o quizás lo estás haciendo pero no eres capaz de defenderte… disculpa mi atrevimiento, no quería insultarte – dije con sarcasmo recalcado.
-        ¡UUAAAAH! ¡MALDITO! – dolorosamente se giró hasta quedar nuevamente erguido y luego se escurrió permitiéndose ser cortado por la hoja de energía con tal de liberarse, no habiendo necesidad de mi técnica, la deshice – Te reíste de mi… ¡TE BURLASTE DE MI NOLO PERMITIRE!

Su cuerpo se estilo hacia el cielo y tomo una forma líquida que serpenteo por los aires tan ridículamente que me quede boquiabierto, con la velocidad propia de un líquido se precipito hacia mí y para mi sorpresa me alcanzo antes de poder reaccionar, su movimiento era tan errático que era difícil de leer. Con fuerza la masa viscosa que ahora era Majin Boo entro en mi boca y bajo por mi garganta, con precisión quirúrgica se abrió paso entre cada fibra de mi cuerpo haciendo que mis músculos se inflamaran de maneras monstruosamente imposibles. Sentí un constante  ardor en cada centímetro de mi ser y de pronto una voz reverberó dentro de mí.

-        Jua ja ja ja ja  - Estaba tan asqueado como confundido que por un momento no supe que hacer – ¿Qué te parece? Ahora estoy dentro de ti, no importa que tan poderoso seas ya no podrás hacerme nada… prepárate, ¡porque voy a destruir tu cuerpo desde adentro!
  
Me tomo un momento recobrar el hilo de lo que estaba ocurriendo, pero al hacerlo me di cuenta de que a pesar de mi estado aun podía moverme a mi voluntad, mis dedeos, tobillos, cuello, codos, rodillas… cada articulación de mi cuerpo aún estaba bajo mi control, y aunque mis músculos infamados y mi piel restirada me causaban gran dolor no era algo incapacitante.

-        Tu eres el que debería prepararse – le advertí.
-        ¿Eh?

Concentrado mis pensamientos en cada uno de los rincones de mi cuerpo comencé a contraer mis músculos, tensándolos, apretándolos, Majin Boo trato de oponer resistencia, así que expulse mi ki bruscamente haciendo que mis músculos se tensaran aún más, me concentre en las sensaciones de mi cuerpo y pude notar como Majin Boo se movía en mi interior y fui apretando mis fibras musculares guiándolo hacia donde quería. De pronto una enorme y enrojecida ampolla  se formó en mi brazo derecho.

-        ¿Qué crees que estás haciendo maldito? – reverberó la voz dentro de mí.

Inmediatamente golpee con fuerza la zona abultada y Majin Boo soltó un quejido antes de moverse a otro lado, ahí donde se moviese yo golpeaba con suficiente fuerza para lastimarle sin causarme un gran daño a mí mismo. Incluso trato de huir hacia mi espalda para escapar del alcance de mi manos, pero me azote a mí mismo contra el suelo.

-        ¡¿Porque?! ¿Por qué no puedo moverme libremente?
-        ¿Acaso no lo entiendes? He leído todos tus movimientos y te he confinado en una parte de mi cuerpo, mientras estés dentro de mí no podrás moverte a tu antojo.

De pronto sentí como trepo por mis entrañas hacia mi garganta forzándome a que lo vomitara, la sensación fu casi tan desagradable como cuando entro, pero el alivio que sentí hizo que valiera la pena. Una vez expulsado de mi cuerpo Majin Boo se reformo nuevamente y se quedó flotando suspendido en el aire de cabeza, su cara mostraba frustración.

-        Eres un pobre diablo – le dije mientras limpiaba la bilis que me corría de la boca – no eres lo que esperaba, y lo peor es que después de absorber el poder de tantos guerreros no sabes utilizarlo apropiadamente.
-        ¿Qué no era lo que esperabas? ¡¿Qué estás diciendo?! ¡soy el guerrero más poderoso! – clamo mientras se enderezaba – ¡Te dije que dejaras de lucirte!

Repentinamente Majin Boo expulso una onda invisible de energía que me tomo por sorpresa, fue tan fuerte que logro empujarme y me puso de rodillas.

-        Te burlaste de mi… ¡te burlaste! … ¡TE BURLASTE DE MIAAARRGH! – gritaba mientras expulsaba su ki.

Su poder era tal que de pronto relámpagos de color verde brotaron de su cuerpo destruyendo el suelo y rocas que tocaban, al principio me alegre de ver su poder, incluso lo alenté a que siguiera elevando su ki, pero de pronto me di cuenta de que se le había subido la sangre a la cabeza, estaba fuera de control, quizá incluso inconsciente y lo que era aún peor, los relámpagos que salían disparados al cielo parecían impactar con una pared intangible, la cual se desmoronaba a pedazos. Por un momento no entendí, pero luego me quedo claro, su ki era tan grande y fuera de control y que estaba abriendo brechas entre las dimensiones. Recordé lo que los Yadorat le explicaron hace muchos años a Kakarotto cuando le enseñaron a usar la tele transportación, lo que permite trasladarse instantáneamente de un lugar otro es ubicar el ki de un ser vivo en el lugar al que desear ir y concentrar tu ki para desubicarte de tu dimensión y re ubicarte donde está tu objetivo, es por eso que es necesario saber a dónde vas, de lo contrario te quedarías vagando a la deriva entre dimensiones, por supuesto que Kakarotto no entendió esto del todo pero la agudamente de Vegeta me permitió discernir lo que estaba provocando Majin Boo usando este conocimiento.

El ki de Majin Boo era tan grande y estaba siendo expulsando con tanta  vehemencia que estaba traspasado la pared dimensional de nuestro universo, cuarteándola de tal manera que de seguir así, la tierra, el universo entero explotaría al estar expuesto a todas las dimensiones. Tenía que detenerle a como diera lugar. Volé en dirección a él y le lance un puñetazo, pero me vi repelido por un campo de energía que le envolvía como una esfera, con esfuerzo puede evitar que me empujara completamente para alejarme y tuve que expulsar mi ki para abrirme paso; finalmente pude atravesar la barrera y alcance so rostro con mi puño. Al detenerlo los cielos volvieron a aclararse y el mar y la tierra entraron en calma otra vez.

Majin Boo cayó al agua inconsciente por un breve momento pero casi inmediatamente emergió; lucia muy confundido, me imagine que había perdido la conciencia en medio de su rabia y por eso había perdido el control.

-        Vaya... tienes unos poderes que podrían destruir la galaxia – le alague condescendientemente – lo que quiero que hagas es que me ataques usando todo lo que tienes, no te cuesta nada mostrármelos Majin Boo… claro, si es que te haces llamar el guerrero mas poderoso.

Majin Boo se elevó para ponerse de nuevo a mi altura, aun molesto por mis comentarios, pero no tan iracundo como antes, así era como debía ser, lo necesitaba molesto, frustrado, pero consiente de sus actos. Desde hacía unos minutos un plan se había estaba gestando en mi mente, pero no solo era arriesgado, para que funcionase iba a requerir de la “incauta cooperación” de mi oponente y para lograrlo tenía que dejarlo sin salida para que hiciera exactamente lo que yo quería.

Majin Boo se movió con la velocidad del sonido hasta quedar frente a mí, me ataco con una andanada de puñetazo tan solidos que aun bloqueándolos con mis brazos pude resentir el daño que intentaba causarme, por lo tanto decidí no seguir bloqueándolos, comencé a esquivar cada golpe que lanzaba hasta que en un descuido dejó expuesto su vientre y le propine un rodillazo haciendo que se doblara de dolor, con su cara expuesta al frente hundí mi puño en su rostro dándole un golpe de izquierda; antes de que fuera lanzado hacia atrás por el impacto alcance a sujetar su antena con mi mano derecha, causando que esta se estirara, antes de que tratara de volver a su estado natural, cree en mi mano libre una esfera de energía tan sólida como mi imaginación me lo permitió y la dispare contra su cuerpo, la explosión y el impacto causaron que su ser entero se estirase varios metros, debo admitir que la vista me parecía sumamente graciosa.

Aprovechando esta longitud me envolvió con su cuerpo como una boa y comenzó a estrujarme. Sin soltarle la antena aplique presión contraria a la suya expulsando mi ki hasta que su cuerpo se hizo pedazos, el único trozo reconocible que quedaba era la antena mutilada que aun empuñaba, lo demás flotaba a mí alrededor en forma de gramos de masa rosada. Igual que antes los pedazos que reunieron creando las partes individuales  del cuerpo de Majin Boo al formarse su cabeza  sonrió y comenzó a reunir sus piezas.

-        ¿De verdad crees que podrás vencerme con estas tonterías? – dijo mientras su torso se adhería a sus piernas seguido de sus brazos.
-        ¿Es que no te mueres con nada maldito? – le pregunte si responder a su pregunta.

Al darse que aun tenía su antena en mi posesión hizo una seña pidiendo que se la devolviera, yo le respondí alzándola y sonriéndole como diciendo “¿quieres que te devuelva esto?” a lo que asintió con seguridad de obtener lo que quería; se la arroje y justo cuanto estaba por alzar la mano para atraparla dispare una ráfaga de energía pulverizándola.

-        ¡AAAAHHHHH! – su cara de horror y asombro me lleno de deleite.
-        Ya verás que muy pronto lo mismo le pasara a cada parte de tu cuerpo – le prometí – apuesto a que cuando no quede ni una sola partícula de ti no podrás seguir regenerando tu cuerpo.
-        ¡Eres un malnacido! – vocifero mientras las venas de su cuello y frente se le saltaban.

Majin Boo estaba furioso, pero esta vez no estaba perdiendo los estribos como hacía unos momentos, comenzó a atacarme con fiereza demostrándome aún más su frustración, incluso llego a usar la técnica de Gotenks El ataque kamikaze de los súper fantasmas, realmente es una técnica sumamente extraña, no me explico cómo ese niño logra hacerla, Majin Boo tomo una profunda respiración hasta que su pecho se hincho más de lo normal y soplo hacia fuera 5 masas etéreas de color blancuzco a las cuales de repente les brotaron brazos y cabezas en medio de unas convulsiones que las hacían verse repugnantes. Los espantosos fantasmas expulsados por Boo ahora tenían su rostro en lugar del de Gotenks, el mismo  me explico en que consistía su técnica, con solo tocarlos toda la energía que los conformaba explotaría. Cuando se lanzaron contra mi sentí un escalofrió subiéndome por la espina, no porque temiera a la técnica sino por lo desagradable de su apariencia. Cuando estaban a cm de mi me moví con rapidez a la izquierda desapareciendo de su campo de visión y reapareciendo a distancia segura  - ¡les tengo un regalo! – les grite para llamar su atención. Prepare en mi mano una ronda proyectiles luminosos que se acumularon en las puntas de mis dedos, al arrojarlos cada uno asesto de lleno a uno de los fantasmas causando una gran explosión efectivamente.

Al dispersarse el humo reprendí a Majin Boo por creer que la técnica ideada por un niño inocente podría funcionar contra mí, a lo que respondió presuntuosamente que tampoco esperaba que funcionase, pero también podía usarla de otra forma. Volvió a inhalar, pero esta vez su caja torácica se inflamo tanto que se deformo grotescamente, expulsando esta vez una decena de fantasmas.

-        No porque aumentes el numero quiere decir que cambiara nada – le dije decepcionado.
-        Ya verás lo que te espera – respondió - ¡Vayan! ¡El ataque kamikaze de los súper fantasmas! Los fantasmas nuevamente se lanzaron en mi contra e igual que antes los esquive y prepare mi ataque.
-        ¡A la derecha! – escuche a Majin Boo ordenar y cuando me di cuenta los fantasmas también habían cambiado de lugar flanqueándome, pero eso no era todo.
-        Ka… Me… - para mi asombro los diez fantasmas empezaron a hacer el Kame Hame Ha   - No puede ser – dije a mi mismo.

Cuando lo lanzaron acelere para escapar volando pero las sorpresas aun no acababan, al girar para perder la decena de proyectiles luminosos, sin embargo estos me siguieron dando la vuelta junto conmigo, voltee por un segundo para mirar a los fantasmas y confirme que estaban controlando desde lejos la dirección de sus ataques, sin importar como virara o cambiara de dirección los fantasmas hacían que el grupo de esferas de luz me siguiera como cometas con voluntad propia. Mientras huía pude ver una falla en la corteza terrestre y me adentre en ella, como lo esperaba, las irregularidades en la grieta interceptaron algunos de los proyectiles hasta dejar solo 3, pero cuando sentí que había escapado, 3 fantasmas más me esperaban dentro de la falla. Haciendo una mueca alzaron las manos a sus frentes y acumularon energía.

-        ¡Masenko! – los Masenko se dirigieron a mí en dirección a colisionarse con los Kame Hame Ha me quede inmóvil al verme sin tiempo para hacer algo, aun si volaba hacia arriba la explosión me alcanzaría. Con milésimas de segundo para desperdiciar use la tele transportación para salir de ahí y colocarme justo por encima y atrás de Majin Boo.
-        ¡Ja ja ja! Eso te pasa por pensar que las técnicas de niños son inofensivas – Estaba tan absorto en disfrutar de la explosión que no se percató de mi escape. Conforme el humo se disipo su risa se convirtió en silencio hasta que por fin pareció darse cuenta de mi presencia y justo cuando volteo le lance un Big Bang Attack concentrado directo a su cabeza haciéndola volar en pedazos.
-        Te equivocas, tu eres el estúpido… a ver si ya te das cuenta – dije dirigiéndome al decapitado cuerpo de Majin Boo y a los trozos que hacia un momento conformaban su cabeza, como respuesta estos mutaron convirtiéndose en diminutas versiones de la cabeza misma.
-        Usaste la tele transportación – dijeron al unísono las múltiples cabezas haciendo un ensordecedor eco en el aire.
-        Aunque debo admitir que eso hubiera matado a cualquier otro, el Kame Hame Ha y el Masenko son dos de las técnicas más fuertes… pero las técnicas de niños son solo un juego, ya te lo había dicho Majin Boo ¡Hmm! Pese que ibas a ser un poco más fuerte – agregue con tono condescendiente – Creo que ya es hora de que me provoques para pelear enserio.

La multitud de cabezas gruño con furia haciendo que las venas de sus frentes se saltaran, sus ojos rojos irradiaban odio puro, volaron para reunirse con su cuerpo y se volvieron una nuevamente, que aun después de estar completa no perdía la misma expresión de disgusto. Con ira explosiva se lanzó contra mí con un puñetazo volado que esquive con tanta facilidad que parecía ensayado, comenzamos a movernos de un lugar a otro a velocidad súper sónica, pero a cada golpe y patada que Majin Boo lanzaba yo le respondía anticipándome a sus movimientos, incluso llegue atrapar su cuello entre mi codo y rodilla con una llave que hubiese estrangulado hasta a la muerte a un ser vivo normal.

-        Te dije que lo más importante en una pelea lo más importante es leer los movimientos del ki – le dije antes de soltarlo – o ¿acaso no me hiciste caso?, ese consejo te habría servido.
-        ¡Cállate tramposo! – me reclamo al tiempo que me lanzaba una tormenta de golpes – solo tienes ventaja porque hiciste la fusión.
-        Eso no es cierto, tú también absorbiste a muchos peleadores – sus ataques se volvieron más frenéticos pero predecibles, al punto que deje de usar mis manos para defenderme y bloque sus ataques usando solo mis piernas aplicando la base de un antiguo estilo de pelea saiyajin llamado Shia (ver apéndice) en el cual se usan solo las piernas para dominar al oponente y así dejar las manos libres para usar ataques energía más complejos de forma eficiente, pero en este caso, solo quería ridiculizarlo – ¿Qué pasa? ¿por qué no me golpeas? Mira, no necesito usar mis man os puedo bloquearte solo con mis piernas.
-        ¡Maldito! – Vocifero deteniéndose un momento para acumular energía y lanzármela, pero antes de que lo hiciera la patee de sus manos haciendo que fuera disparada lejos de nosotros. Se quedó ahí embobado por tanto tiempo al ver su ataque fallar que le propine tres patadas seguidas en la cara.
-        Como parece que no lo entiendes voy a explicártelo de manera más sencilla – anuncie – es imposible que tú puedas ganarme, ni en tus sueños podrás vencerme… ¿Por qué mejor no te resignas? No importa cuántas veces lo intentes, no lo lograras – declare tajantemente.
-       
-        ¿Qué vas a hacer aun vas a continuar con esto? – le pregunte al ver que no encontraba palabras en medio de su frustración. De pronto su expresión se tornó una sonrisa llena de confianza.
-        ¡Por supuesto que sí! ¡De ninguna manera puedo perder! ¡Porque soy el guerrero más poderoso del universo! ¡prepárate para pelear! ¡con gusto te daré tu merecido! – dijo en elocuentemente en medio de aspavientos y señas de que me le acercara.
-        … - fue bastante sorpresivo verle actuar así de repente.
-        ¿Qué sucede? ¡¿Me tienes miedo?!
-        … - obviamente estaba planeando algo.
-        ¡Anda acércate! ¡acércate más!
-        … me fui acercando lentamente y con cautela, tenía curiosidad por lo que haría a continuación, pero sabía que no debía confiarme.
-        ¡Eres un presumido y hablador! ¡En realidad no eres nadie! ¿Qué esperas? ¡acércate para darte tu merecido!
-        ¡Hump! Se ve que no entiendes nada – le respondí cuando estábamos a apenas un metro uno del otro.
-        ¡Oye!... ¡Dime!... ¿a ti te gusta el chocolate relleno de café? – pregunto con una maliciosa sonrisa
-        ¿Qué? – la pregunta fue tan ridículamente inesperada que verdaderamente paro todo proceso en mi cerebro por un momento haciendo que bajase la guardia sin desearlo.

Sin poder reaccionar por la confusión, me quede inmóvil al ver como su antena se alzaba para apuntarme y lanzaba un rayo de luz rosada que impacto con mi cuerpo haciéndome perder toda sensibilidad, mis sentidos se adormecieron al instante dejándome en completa oscuridad. Por un momento quede completamente aturdido pero pronto recupere la conciencia al escuchar una estridente carcajada.

-        ¡Ja ja ja ja! ¡Lo logre! ¡lo logre! – se vitoreaba así mismo – que vergüenza han terminado como chocolate ¡ahora no pueden hacer nada! – su voz sonaba distorsionada pero clara y podía sentirme apretujado por todos lados, posiblemente me encontraba en su mano, al parecer tenia oído y tacto aparte de conciencia, me preguntaba que otras habilidades que quedaban en mi actual forma – pero no se pongan tristes, en seguida me los comeré… poco a poco los haré pedacitos que caigan en mis dientes y los masticare hasta que desaparezcan por completo – su voz sonaba inquietantemente llena de anticipación - ¡Ja ja ja ja ja ja!

Me percaté de que tenía cierta movilidad así que decidí probar suerte, me concentre completamente en flotar y alejarme de él; lentamente tuve que hacer fuerza en contra de su brazo, pero el parecía tan absorto en su prematura victoria que no pareció darse cuenta. Cuando sentí que ya me había alejado lo suficiente centre toda mi atención para discernir a través de su ki en donde estaba su rostro, me di cuenta de que ya había notado algo extraño porque su agarre se volvió menos firme, entonces tome la oportunidad y volé dentro de su mano empuñándome hacia su cabeza, causando que se golpeara tan fuerte que el puño que me tenía prisionero me soltó y empecé a caer, la luz del día me cegó y me di cuenta que de manera limitada pero casi nítida aun podía ver, centre todos mis esfuerzos en volver a flotar y pude recuperar parcialmente mi movilidad al volar. Habiendo tomado el control de mi nuevo cuerpo me eleve para quedarme a la altura del rosto, aún estaba con la cara tapada con las manos tratando de amortiguar el dolor.

-        Disculpa mi rudeza pero eso no se va a poder Ma, Jin, Boo – yo mismo estaba tan sorprendido como el de ser capaz de hablar, pero por suerte no tenía una cara para hacer una mueca tan ridícula como la que él hizo.
-        No ¡no puede ser! – dijo incrédulo.
-        Mi apariencia cambio pero mi fuerza sigue siendo la misma – o al menos eso esperaba mientras alardeaba y hacia piruetas en el aire para probar mi nuevo cuerpo.
-        ¿Uhhh?
-        ¡Hu!  ¡Hi! ¡Ha! – trate de moverme de forma más precisa de un lado a otro atrás y adelante, tan rápido como fuera posible – perfecto… ¡perfecto! Mi velocidad sigue siendo la misma… aunque estoy un poco desanimado porque no tengo brazos ni piernas.
-       
-        ¿Qué vas hacer ahora? ¡Estas frente al dulce macizo más poderoso del mundo! – y relleno de café además, debo decir.
-        ¡BASTA DE TONTERIAS! No puedes hacer nada, solo eres un chocolate ¡no me puedes amenazar!
-        … - me sacudí de un lado a otro como si le dijera que no con un dedo – ¿no te arrepientes de haber dicho eso? Fíjate bien, soy muy pequeño, te costara más trabajo golpearme.
-        ¿Qué te voy a golpear? No veo la necesidad de hacer eso, lo que tengo que hacer es meterte en mi boca y comerte a mordidas para no causarme problemas – dijo y se relamió los labios con su asquerosa lengua azul.
-        Ya veo… entonces… cómeme con toda confianza – le dije.

Me lance como una bala contra su cuerpo al tiempo que me imbuía a mí mismo con ki para protegerme, no sabía que tan frágil era mi chocolatoso cuerpo, pero no iba a arriesgarme a convertirme en una mancha en su ropa, al hacer esto me volví más duro que el acero y lo impacte en el vientre sofocándolo, aprovechando que su espalda se arqueo le sí un chocolatazo en la barbilla y luego descendí violentamente sobre su frente haciendo que su cuerpo se sumiera dentro de sí mismo y cayera al suelo pesadamente.

-        ¡Ja ja! Por eso te lo advertí, mi fuerza no ha cambiado en nada.
-        ¡AAAAAHHHHH! – Majin Boo emergió de entre la tierra y me ataco con ferocidad, pero dado mi tamaño tal y como se lo dije no pudo asestar ni un solo golpe y tuvo que detenerse jadeando cuando se cansó.
-        Descansemos un poco… ¿Qué Sucede? Dijiste que ibas a comerme para hacerme desaparecer… si no quieres hacerlo tú, lo haré yo – me arroje contra el buscando su cara forzándolo a bloquear mis embates, pero mi velocidad superior hicieron que pronto fallara su defensa abriéndome la oportunidad para golpearlo repetidamente en cada punto que dejaba expuesto.

Por un segundo logro sujetarme en su mano pero su reticencia a soltarme me forzó a usar su propio puño para golpearle hasta que me soltó; en medio de toda esta acción mi mente ya estaba maquinando algo, lo había estado haciendo desde antes de que me convirtiera en chocolate de hecho. Tenía la sospecha de que Goten, Trunks, Gohan y Piccoro seguían aún con vida de alguna manera a pesar de haber sido absorbidos. Era solo una teoría, pero si Majin Boo aun podía usar sus habilidades y su apariencia no había cambiado, muy posiblemente estaba en lo cierto. Pero ahora necesitaba una manera de entrar al cuerpo de Majin Boo; y gracias a mi estado actual sabía que mi conciencia no se perdería si usaba su magia conmigo, aunque no podía decirse lo mismo si me absorbía como hizo con los demás. Solo me quedaba arriesgarme.

A pleno vuelo tras golpear una vez más a Majin Boo le vi con la boca entre abierta y aproveche la oportunidad, no iba a dejar que me comiera, ya que eso podría significar mi muerte tal y como le paso a Krillin y a los demás; en lugar de eso me lance a toda velocidad entrando por su boca, atravesando su cabeza y cercenando su antena. Majin Boo se quedó un momento de espaldas a mí tolerando apenas el dolor y la sorpresa.

-        ¡ay cuanto lo siento! – le dije sarcásticamente – como vi que tenías deseos de comerme, pues me metí en tu boca, pero use tanta fuerza que agujere tu cabeza.
-        … - Majin Boo regenero sus heridas y su antena perdida sin molestarse en recuperar el pedazo que había perdido, para después dirigirme una mirada de odio.
-        ¿Qué dices? ¿quieres seguir jugando?
-        ¡Grrrr! – me pelaba los dientes como un perro acorralado y de pronto su nueva antena se sacudió para apuntar hacia a mí - ¡regresa! – ordeno y tan sorpresivamente como antes mi apariencia volvió a cambiar, esta vez a la normalidad.
-        ¿Qué paso? ¿Ya no quieres seguir jugando con el  chocolate de café? – le pregunte a manera de burla – se ve que le pusiste mucho entusiasmo pero al final fue imposible para ti comerme.
-        ¡GUAAAAAAAHHH!

Con un alarido Majin Boo expulso ondas de energía que pulverizaron la tierra a nuestros pies. Se arrojó contra mí a una velocidad más allá del sonido sus golpes impactaron en mi cuerpo pero no lograron inmutarme, sus ataques eran tan veloces que se volvían incandescentes. Las piezas ya estaban puestas en el tablero, ahora tenía que hacerlo usar la jugada que yo mismo había preparado. Bloque sus ataques y contrarreste con los míos, esta vez con toda mi fuerza y toda la violencia de mi sangre de saiyajin; un derechazo, un rodillazo al esternón y una patada giratoria que lo hizo volar lejos de mí, pero aun no terminaba, le dispare una ráfaga de energía que barrio con él, ahí mismo pude haberlo aniquilado, pero aun lo necesitaba con vida. Cuando la energía se hubo disipado el cuerpo de Majin Boo estaba mutilado y trozos de él se desprendían de su cuerpo y se desintegraban en el aire, su regeneración estaba llegando a su límite. Me tele transporté y me deje caer hacia el con un golpe de martillo dándole en la cara, me re ubique nuevamente y lo patee cambiando la dirección de su caída y le di alcance una vez más para sujetarlo por de la antena, la inercia y el frenarlo tan de repente hizo que más partículas de su cuerpo se desprendieran de su destrozado tórax. Alce para mirar lo cara a cara - ¿Qué sucede? No me digas que terminare con esto sin que me hayas provocado para pelear en serio. Se supone que tú eres el ser más poderoso… ¿o acaso estabas mintiendo? – su cara se llenó de terror puro de solo imaginarse que este no era todo mi poder, era ahora que comprendía la diferencia entre nuestros poderes, su miedo dio paso a una mueca de frustración y disparo con el único brazo que le quedaba una bola de energía. No pude evitar sonreír con sadismo.

Su cara se volvió a llenar de horro al ver que ni siquiera a quema ropa sus ataque tenían efecto sobre mí. Lo solté y mientras iba cayendo le lance un Kame Hame Ha que le atravesó el pecho dejándole un boquete enorme. Con esfuerzo Majin Boo se regenero una vez más.

-        ¡Ja! No… ¡No me hiciste nada! – se jacto entre jadeos.
-        Pues yo no diría lo mismo – le respondí.
-        ¿Eh?  ¿Qué estás diciendo?– intrigado miro su cuerpo nuevamente solo para descubrir que el agujero de su pecho aun seguia ahí a pesar de haber regenerado el resto de su cuerpo.
-        Haz recibido tantos ataques que tu cuerpo ya no puede reconstruirse, al final quedaras todo agujerado – le predije.
-        No ¡NO! ¡ESO NO! – grito negando lo obvio y forzando su cuerpo a reparar la parte aun dañada.
-        Bueno, ya me cansé de molestarte, creo que es hora de acabar contigo.
-        ¿qué? ¿Qué dijist…? – no le deje terminar la pregunta, le atravesé la boca con una lanza de energía sólida.
-        ¡Callate! Ya no quiero humillarte más y tampoco puedo creer que seas tan tonto para entender la diferencia de mis poderes.
-        ¡Hhmmh! – cuando deshice mi ataque Majin Boo tuvo que regenerar los dientes que le había roto.
-        ¡Es verdad! Contare hasta diez – le propuse mostrándole mis dedos extendidos hacia el frente – contare lentamente para que tengas oportunidad de escapar o por lo menos aprovecha ese tiempo para rezar.
-       
-        Comenzare a contar ¡UNO! ¡DOS! ¡TRES! Si quieres morir de inmediato atácame de una buena vez ¡te desapareceré en un instante! ¡no quedara nada! ¡CUATRO! ¡CINCO!
-        ¡GRRRR! – Majin Boo estaba cayendo en la desesperación, pero de pronto se quedó muy pensativo mirando al suelo… tal y como lo había planeado.
-        ¡SEIS! ¡SIETE!... ¡OCHO!

Pude sentí como aquel pedazo que le arranque volvía a moverse, en ningún momento deje de prestarle atención, cada golpe, cada patada fue para colocar a Majin Boo en una posición de “ventaja” cada insulto, mofa y palabra fue para orillar lo a usarla y así tratara de absorberme. Y por fin se había dado cuenta de lo que tenía a su disposición.

-        ¡NUEVE! – sentí como una gota de sudor frió me corría por el rostro, esta iba a ser muy arriesgado y no estaba seguro de que fuera a funcionar- ¡DIEZ!
-        ¡AHORA! – ordeno aquel monstruo

El trozo de antena se había puesto detrás de mí y se estiro convirtiéndose en un manto de goma viviente que trataba de envolverme. Al instante rodeé mi cuerpo con un campo de energía con la esperanza de que me protegiera y a la vez me permitiera ser absorbido, las apuestas no estaban a mi favor. Envuelto en aquella materia rosada todo se volvió oscuridad y silencio mientras sentía que me hundía en un vacío infinito.


Pero que pesado ha sido escribir este capítulo, tener que recordar tantas cosas de hace tanto tiempo y más aun de una mente formada cuando Kakarotto y yo estábamos fusionados, creo que necesito un café antes de seguir. Quería escribir todo lo que recordaba cuando éramos Vegetto de una sola vez, definitivamente es difícil escribir así; creo que mejor iré a tomar una siesta y probablemente continúe escribiendo mañana, siento como si escribir esto me hubiese tomado meses.