martes, 4 de febrero de 2014

D.Q. El Regreso del Dragon : Capitulo 1



DRAGON QUEST
El REGRESO DEL DRAGON
Por:
Musashi X

Capitulo 1: Tras la Batalla Final
Un silencio sepulcral llenaba el recinto en el que reposaba aquel ser. La construcción de blanco alabastro brillaba a la luz que provenía de una fuente invisible, los 5 pilares que sostenían la cúpula estaban finamente labrados y el suelo era una sola pieza solida del mismo material. Aquel lugar era  de inmensa belleza, pero era el lugar de descanso de una de las criaturas más perversas que hayan existido, el rey dragón oscuro, Veruza. Su alma había permanecido en calma, conteniendo su furia dentro de la prisión de roca en la que había sido encerrado por los espíritus del mundo celestial, tras haber sido vencido por el caballero dragón, Baran, aquel día hace más de 15 años. Sin embargo, los acontecimientos de los últimos seis meses habían interrumpido su descanso forzado; Hadora el antiguo rey del mal en la tierra había reaparecido bajo las ordenes de su mas grande rival, Van, el gran rey del mal del mundo oscuro.  Desde hacia miles de años ambos competían por el control tanto del mundo oscuro como de la tierra, pero a diferencia de el Van quería destruir esta ultima, para así traer la luz del sol a su mundo natal

Conociendo la tenacidad de su adversario, decidió enviar a uno de sus sirvientes mas leales con el pretexto de ponerlo a su cargo, “El dios de la muerte” Killvurn; su misión seria la de vigilar el progreso de las planes de Van y de ser necesario eliminarlo, si bien Veruza y el eran enemigos, respetaba su fuerza y sabia que no saldría ileso de enfrentarle cara a cara. Así durante cientos de años su súbdito estuvo bajo las ordenes de Van, al tiempo que le reportaba a su verdadero amo el desarrollo de los planes del gran rey del mal.

15 años atrás, se entero del intento de Hadora para conquistar el mundo de los humanos, viendo una oportunidad dorada para hacerse con el mundo antes de que su rival estuviera listo, se precipitó a conquistar la tierra; no obstante, los dioses ya habían previsto esta posibilidad, por lo que mandaron al caballero dragón, quien tras una sangrienta batalla logro vencer a Veruza, y como resultado, se encontraba ahora prisionero.

Ahora Baran estaba muerto, en cierta forma gracias a el, que había desarrollado años atrás “el corazón oscuro” un artefacto explosivo capaz de desintegrar naciones enteras. Pero una amenaza mayor había surgido, nada mas y nada menos que el hijo del mismísimo Baran, el joven héroe Fly, quien en tan solo 6 meses paso de ser un simple niño huérfano a ser un caballero dragón mas poderoso que su padre; tan poderoso como para derrotar con la ayuda de sus amigos no solo a la nueva tropa del mal que comandaba Hadora, si no al mismo Van, a quien durante la ultima batalla felicito por su aparente victoria sobre los héroes, sin embargo, Van cometió el error de subestimar el poder del caballero dragón, y encontrando su final a manos de Fly. El presenciar el poder de ese niño le hizo recordar el terror de enfrentarse a un caballero dragón, así que ordeno a su lacayo Killvurn, exterminar a los héroes de una vez por todas, utilizando el arma que había dispuesto para matar a Van en un principio, un corazón oscuro. Sin embargo Fly probaría nuevamente su valía, sacrificándose para salvar a sus amigos, llevándose con el la bomba lejos de la tierra; esa había sido la ultima proeza del héroe.


 Anterior mente Killvurn se encargaba de mantenerle informado acerca de todo aquello que no era capaz de observar desde su remota ubicación, y es que aun en su estado actual, su poder le permitía proyectar su conciencia a través de los distintos planos, siempre y cuando no existiera algún obstáculo para su magia. Pero en su descuido, Killvurn fue asesinado por los amigos de Fly mientras este se deshacía del corazón oscuro; con la caída del “dios de la muerte” el muy disminuido sequito de Veruza se redujo aun mas; en lo que para un ser inmortal como el había sido un instante, 15 años de cautiverio habían sido suficientes para que algunos habitantes del mundo oscuro, dieran por acabado el mandato del rey dragón, muchos de sus seguidores se apartaron de sus filas, quedando solo un puñado de súbditos fieles a el. Día con día la situación era peor en el mundo oscuro, a pesar de la gran longevidad de los demonios y demás seres que lo habitaban, basto con un par de semanas para que la muerte de Van desencadenara trifulcas entre los diversos grupos que ansiaban adjudicarse el titulo de “rey del mal” – Pobres ilusos – pensó Veruza. De pronto una presencia le saco de sus pensamientos.

-        Así que por fin haz venido – dijo Veruza, con una voz espectral que hizo eco en las paredes de la cueva que albergaba el recinto.
-        Si mi amo, he vuelto con noticias de suma importancia – respondió la figura envuelta en un manto tan negro, que de no ser por la luz divina que caía sobre el dragón petrificado habría sido invisible a los ojos de cualquiera – lamento mucho la tardanza, pero me desvié un poco para confirmar si era cierto lo de Kill.
-        Por irónico que parezca, el “dios de la muerte” ha fallecido o mejor dicho, fue asesinado.
-        Me cuesta mucho creer que haya revelado su identidad en un momento tan crucial, si tan solo no lo hubiera hecho habría tenido éxito en su propósito… je, aunque siempre fue demasiado confiado – aunque el rostro de su interlocutor estaba oculto, Veruza supo que sonreía con malicia.
-        ¡Basta de palabrerías! Dime, ¿que haz descubierto?
-        Mil disculpas señor; tal como me ordeno, he pasado los últimos 10 años buscando una solución para su “predicamento”. Debo confesar que en si fueron infructuosos… pero… - el misterioso individuo hizo una pausa que le pareció casi eterna a Veruza, sus palabras habían comenzado a emocionarle como nada en estos 15 años – a la luz de los hechos ocurridos durante la guerra contra el gran rey del mal en la tierra, y sobre todo las acciones de los humanos, se me ocurrió una posibilidad tan infinitamente absurda, que ni siquiera a los espíritus celestiales les podría haber pasado por la mente.
-        Déjate de rodeos y explícate de una buena vez – La curiosidad de Veruza era tan grande como la de un niño ante un presente envuelto en su cumpleaños, un imperceptible vibrar en la roca era la única muestra de su emoción.
-        Si, vera usted, en si la batalla dio un giro a favor de los humanos a raíz de un solo acto, sin el cual la batalla final ni siquiera hubiera posible, me refiero al hechizo que los discípulos del héroe Aban utilizaron para acceder al palacio de Van.
-        ¿Te refieres a?…
-        Efectivamente, al Minakatohr.
-        ¡Grandísimo idiota! el Minakatohr es un hechizo con el poder de repeler el mal, ¿Cómo podría serme de utilidad algo así? – respondió el rey dragón encolerizado ante esta decepción,
-        Aun no he terminado su majestad – se apresuro a decir su súbdito – no es el hechizo lo importante, sino su origen.
-        ¿Huh?

El oscuro mensajero, flotaba a poca distancia del recinto que coronaba una punta de roca en medio de la enorme cueva, extendió un mano enguantada desde su manto y la acerco hasta entrar en contacto con la luz, al instante esta ardió con llamas blancas y brillantes, la cuales extinguió sacudiendo su mano frenéticamente.

-        Fiuu, eso fue peligroso- dijo con un tono jovial – como usted bien sabe, además de la prisión de piedra sagrada en la que han confinado su alma, los seres celestiales colocaron este recinto de 5 pilares y la luz divina como barrera para mantener alejado a todo ser del mundo del mal que pudiera intentar liberarle.
-        Más bien me parece que me hubieran puesto en exhibición como a un animal enjaulado.
-        Es una muy interesante forma de verlo señor… – comenzó a decir, pero se detuvo al percibir el creciente disgusto de su amo por el comentario –  … como iba diciendo, estos obstáculos impiden que me acerque a usted mas de lo que ya lo he hecho, lo mismo para cualquier ser del mundo de la oscuridad, pero no así para los amantes de la justicia.

-        ¿Ese es tu descubrimiento? Nadie mejor que yo sabe cual es la función de esta barrera, y se cuan efectiva es, tanto que los seres celestiales no se molestan en vigilar mi celda, es por eso mismo que puedes estar presente en este momento.

-        Es tan solo una parte señor, si me lo permite, requiero un poco mas de tiempo para confirmar mis hallazgos, pero le garantizo que mi trabajo dará frutos.
-        Tiempo es algo, que poseo infinitamente ahora que Van ha desaparecido.
-        Y si contamos que la ubicación del caballero dragón es incierta, podríamos decir que la mala hierba a sido podada.

-        ¡¿Qué haz dicho?!
-        Oh, mil perdones, a veces olvido que desde su posición no puede enterarse de todo lo que sucede en la tierra. Parece ser que el joven Fly no murió en la explosión, después de buscarlo por semanas su amigos no pudieron encontrarlo, pero de acuerdo con Lon Berk, el herrero del mundo oscuro que se exilio a si mismo en la tierra, Fly continua con vida.
-        ¡No es posible! Killvurn me informo que ni siquiera Baran pudo soportar el poder del corazón negro, un chiquillo no puedo haberlo logrado.

-        No olvide mi señor, que Fly supero el poder de un caballero dragón, quizá incluso el de un Ryumajin.
-        Si lo que dices es cierto, Fly es una amenaza latente… Continua con tu investigación, no volveré a menospreciar a un caballero dragón, no cometeré el mismo error de Van.
-        Como usted ordene mi amo – respondió el súbdito con voz fuerte y clara al tiempo que hacia una reverencia.
-        Una cosa mas… comienza a reunir a mis generales, quiero que estén listos en caso de que los necesite, pero hazlo discretamente, así no tendré preocuparme por que alguien intervenga.


No hay comentarios: