lunes, 8 de julio de 2013

5 Cosas Que No Extraño de la Niñez



 5 Ser menospreciado por los adultos

Seguro alguna vez te paso. Ya teniendo edad para entender un poco más el mundo que te rodeaba, comenzabas a prestar atención de vez en cuando a las conversaciones de los demás, y seguramente quisiste expresar tu opinión o incluso aconsejar a alguien desde tu inocente y sincera postura infantil, solo para encontrarte con una mirada de confusión de los adultos o frases como “hay que bonito amor” “Tú no sabes” o la clásica de mi abuelo “ve a ver si ya puso la marrana”. Y en algunas ocasiones, el tiempo te demuestra que tenías un poco o toda la razón en tus pensamientos, lo cual lo hacía más frustrante.



4 No tener libertad de ir a donde querías

Siendo niños era inevitable que se nos restringiera en muchas cosas, pero cuando se trataba de ir a aun lugar al que solo tu querías ir dependías por completo de la decisión de los adultos. No tenías edad para andar en el transporte público, menos aún para andar por ahí caminando solo en las calles. Por supuesto necesitabas quien te acompañara, te llevara en automóvil si era demasiado lejos, y ni se diga cuando se trataba de salir en familia, entonces pasabas a ser un cero a la izquierda sin voz ni voto en beneficio de la mayoría.



3 Viajar en familia

No sé ustedes, pero yo detesto los viajes familiares, no fue sino hasta que empecé a viajar solo que empecé a disfrutar de conocer nuevos lugares. Y es que cuando eres niño tu voluntad está completamente sometida a lo que quieran tus padres hacer, a donde ir, que comer, ¡hasta la mera en la que vas a dormir! Eso y pasar a hasta 16 horas escuchando música completamente fuera de mi agrado mientras atraviesas el espinazo del diablo rumbo a Sinaloa mientras luchas por combatir el mareo en medio de una avalancha de maletas, no es una buena fuente de recuerdos para tus viajes.



2 Falta de responsabilidades

La gente siempre habla de lo fácil que era todo cuando eran niños. Sin obligaciones ni responsabilidades. Pero no suelen hablar sobre lo horrible que era no tener ninguna responsabilidad real; piénsenlo un momento, todas esas cosas que te ponían hacer de niño no eran tu responsabilidad, eran tareas que te eran impuestas para “enseñarte valores” pero rara vez se nos dijo cuál era el provecho de dichas tareas, lo que pasaría realmente si no nos aplicábamos a ellas. Como adultos tenemos muchas más responsabilidades, económicas, laborales, personales, familiares, etc. Pero son responsabilidades que tu elegiste tomar, no te fueron impuestas por alguien más.



1 El salvaje y brutal mundo infantil

Desde niños, se nos dice lo difícil que es la vida adulta, lo duro que es ganarse el pan de cada dia, mantener una familia y todo eso. Pero pareciera que no recuerdan que ser niño no es, irónicamente “juegos y risas”. Los niños son de naturaleza cruel, ya que no están atados por la moralidad adulta que aún no han aprendido, no les interesan las normas sociales y simplemente carecen de la madurez para resolver sus problemas pacíficamente. Y no me dejaran mentir mis estimados congéneres otakus, de niños es cuando más abuso se sufre de los abusivos en la escuela. Todo el camino cuesta arriba hasta la preparatoria, si es que sobreviviste a la secundaria. De ahí en adelante las cosas empiezan a mejorar poco a poco, los abusivos ya no tienen tiempo de estar molestándote, están muy ocupados buscando trabajo para mantener a los hijos que procrearon a los 16 porque se les hizo fácil tener sexo y los que te rodean en general empiezan a estar tan ocupados con sus propia vida que no tienen tiempo de prestarte atención. Por fin eres libre.



Estas son mis 5 cosas que no extraño de la niñez, ¿Cuáles son las tuyas?

2 comentarios:

araucaria dijo...

Está genial éste post, me recordó exactamente las cosas q odiaba de chica y hasta creo que te quedaste corto

araucaria dijo...

Está genial éste post, me recordó exactamente las cosas q odiaba de chica y hasta creo que te quedaste corto